¡Que viene la parienta!

Buenas chavales, ¿qué tal estamos? No saco tiempo ni pa’ respirar. El caso es que he condensado casi un mes en Alemania en estas dos últimas entradas de blog porque no he sacado ni el tiempo ni las fuerzas necesarias para escribir por aquí. Total, que me está siendo imposible hacer algo serio con mi vida, entre Amsterdam, visitas de colegas eslovenos, visitas de madre y visitas de parienta, ir al trabajo, etc.

Pero bueno, no todo en la vida tiene que ser serio, ¿no?

img_8208-2
Paola y yo en Celle.
img_8201
Yo tratando de buscar un gorro para mi cabeza. Celle

El caso es que estas semanas he estado muy ocupado. Hago una lista de cosas que he hecho más específica porque ya sabéis cómo somos los obsesivos (y algunos que no lo son tanto):

  • Ha venido Paola y, claro, hemos tenido que hacer distintos tours por la región. Hemos visto Celle, Hamburgo y, una que nos ha sorprendido, Luneburgo. Hemos aprovechado para ver los mercadillos de Navidad (Weihnachtenmärkte) de las distintas ciudades y la verdad que merece la pena. Ahora, eso no quita el “come todo lo que puedas” del restaurante japonés de Luneburgo. No os lo digo, os lo enseño.
p61207-152722
All you can eat bufé en Luneburgo
  • He estado haciendo un curso en línea (u online) para ser examinador de los niveles A1 y A2 del Cervantes.
  • He visto la nueva película del universo de Harry Potter, Animales fantásticos y dónde encontrarlos, en 3D y en versión original. Muy guay.
  • He estado trabajando, que no se dice, pero que se sigue trabajando, ¡eh! Por cierto, tratan muy bien a los profesores aquí. Supongo que pasará igual en España, pero casi todos los días que voy ahora en estas fechas alguien ha traído chucherías, tarta, dulces…
p61206-110520
Por ahí está mi casillero, jejeje

p61206-110527

  • He empezado con un proyecto de traducción. Típico thriller o novela de suspense más o menos extenso (500 páginas) ambientado en un hospital terminal.
  • He dado clases sin la ayuda del profesor (y sin su presencia), y me ha servido para darme cuenta de que no me quiero dedicar a esto. Es un trabajo muy duro y hay que tener una clara vocación. Creo que se me daría mejor y me gustaría más la docencia universitaria.
  • Me he apuntado a clases de ruso en la Volkhochschule, el equivalente (más o menos) a nuestra escuela de idiomas. Se acepta ayuda de todo el que quiera dármela.
  • Y nada, ya por último, quería deciros que he perdido casi 15 kilos desde el día 1 de septiembre siguiendo “más o menos” una alimentación sin gluten y sin azúcar refinado y haciendo “algo” de ejercicio / deporte. Una fotillo de lo guapo que estoy.
img_8257
El ayuntamiento nuevo (Neues Rathaus). Hannover

Lo dicho, chavales. Seguiré informando pronto, pero me temo que actualizaré a partir de 2017. En breves piso tierras almerienses y quiero disfrutar de amigos, familiares y pareja al 100%.

Un saludo muy grande y, como decimos por aquí:

Frohe Weihnachten und ein gutes neues Jahr

 

P.D. Soy bilingüe, ¿eh?

8ª y 9ª semana: Eslovenia y Amsterdam

¡Hola, hola! ¿Cómo vamos? ¡Espero que bien! Han sido tantas las cosas que me han pasado estas dos semanas que apenas he encontrado tiempo para escribir, así que, aquí me encuentro, un domingo astromántico cualquiera escribiendo un poco.

La semana pasada fui a ver un partido del Hannover 96, el equipo de la ciudad. Me gustó mucho la atmósfera del campo, ya os podéis imaginar el rollo de los cánticos en otro idioma. Por cierto, compartimos melodías en muchas de las canciones. Total, fue la primera vez en mi vida que fui a ver un partido de fútbol sin saber, incluso al final del partido, el nombre del equipo visitante. Pero es que era muy chungo: Erzgebirge Aue.

P61119-142427.jpg
Bockwurst y Currywurst, juntas. HDI Arena. Hannover.

Ni una ni dos, sino tres fueron las salchichas (Wurst) que me pedí. Tres diferentes, por supuesto. Adjunto foto para que veáis un poco los tipos y, si no has comido algo, probablemente darte envidia.

Total, he estado haciendo cosas interesantes aparte de comer. No muchas más, pero las hay. Estas comidas, por supuesto, me las permitía en mi cheat day. Poco se ha hablado de los gofres sin gluten que he encontrado en el barrio de Limmerstrasse, en Hannover.

P61123-181619.jpg
Mercado de Navidad, Hannover

La foto anterior es buenísima. El rubiales es Aljaž Škrinjar, un amigo mío esloveno que conocí en Praga y que me vino a visitar una semana a Hannover y lo que estoy comiendo se llama Fleischspieß, una especie de brocheta al estilo del Tirol, una región de Austria. Este día fue el de la apertura de los mercados navideños (Weihnachtsmärkte) y es costumbre beber un poco de vino caliente (Glühwein), cosa con la que no puedo. Yo descubrí una cosa extraordinaria: Jägermeister con té. ¡Vaya invento!

Para mí es un poco locura esto de estar cambiando entre español, inglés y alemán, pero he de admitir que es una buena forma de agilizar el cerebro. Gracias a una oferta de la compañía de buses Flixbus, hemos ido a Amsterdam y vuelto a Hannover por tan solo 22 euros. Hemos pasado allí un fin de semana y me ha sorprendido la ciudad para bien, de verdad.

img-20161126-wa0052

img-20161126-wa0035
Yo de “canaleo” por Amsterdam